Detalle del artículo

Una de las primeras dificultades a la que nos enfrentamos al comenzar con el proceso de instalación de lámparas es conocer la diferencia entre watts y lúmenes. La razón principal es que memorizar cualquier cosa relacionada a estos conceptos nos parece impráctico, sin embargo, continuar con esta creencia es desaprovechar el uso y la conveniencia que tiene comprenderlos.

Watts

Este concepto se refiere al consumo de electricidad. La clasificación de acuerdo al número de watts o vatios (W) se debe principalmente a que las lámparas incandescentes se categorizaban dependiendo de la cantidad de electricidad que necesitaban para funcionar. Simplificándolo, un foco de 150W gastaría el doble de luz que uno de 75W. Es importante aclarar que el consumo en Watts no tiene una relación directa con la calidad y potencia de la iluminación, hoy en día contamos con opciones como los focos CFL que consumen de 17 a 23W y que iluminan lo mismo que un foco incandescente de 75W.

Lumens

Los lumens o lúmenes significan el brillo o potencia luminosa. Gracias al avance tecnológico, la medición de la eficiencia en lámparas ha cambiado. El principal criterio al momento de comprar una lámpara o foco debe ser el número de lúmenes que ofrece. Conocer el número de watts nos dará una idea precisa de la cantidad de energía que necesita para funcionar, pero es el número de lumens lo que nos permitirá saber con certeza qué tanta iluminación proporcionará la lámpara.

 

Ahora que sabes la diferencia, te esperamos en Lucek para surtir tu casa o negocio con los mejores productos. Dar ese toque de distinción en los pequeños detalles e iluminar cada espacio de tu hogar es nuestra intención, acércate con nosotros y conoce más sobre las opciones que tenemos para ti.